Mediación vecinal

Este tipo de mediación se centra en la resolución de conflictos entre vecinos, gestionando los problemas que surgen como consecuencia de ruidos, molestias, o en definitiva cualquier dificultad en la convivencia diaria.

“No puedo dormir con los ruidos del vecino, su perro no para de ladrar por las noches”

¿Quién puede hacer uso del servicio?

Al servicio de mediación pueden acogerse tanto comunidades de propietarios como vecinos a nivel particular. Las principales ventajas son la reducción del coste económico frente a procesos judiciales, y principalmente la normalización de las relaciones entre vecinos que deberán seguir conviviendo en el futuro.

“El vecino del primero se niega a pagar la derrama del ascensor ¿Qué podemos hacer?”

El objetivo es hallar una solución conciliadora que facilite un trato diario respetuoso con las necesidades de cada parte.